Desarrollo de una teoría de cambio para la educación en sexualidad: una experiencia latinoamericana

La profesora Elvia Vargas Trujillo, la organización mexicana Democracia y Sexualidad (Demysex), y otras personas expertas de México, Uruguay, los Estados Unidos y Colombia lanzaron recientemente la primera Teoría de Cambio para la Educación Sexual en Latinoamérica y el Caribe. La teoría de cambio es una herramienta utilizada para diseñar, implementar, monitorear y evaluar programas, que describe las rutas del cambio necesario para lograr resultados en el corto, medio y largo plazo. IWHC habló con la profesora Elvia sobre su experiencia.

Una entrevista con Elvia Vargas Trujillo

click here to read in English

¿Por qué considera que la teoría del cambio es importante para la educación en sexualidad?

Participantes en el taller de Teoría del Cambio

Sirve como una hoja de ruta para ayudarte a llegar donde quieres y trazar el progreso. Existen varios desafíos particulares para demostrar la efectividad y el impacto de la educación sexual integral (ESI) en el comportamiento social y en la salud. Hace algunos años, en el marco de una convocatoria organizada por IWHC y la organización CREA, de Nueva Delhi, una de las recomendaciones que surgió fue la de desarrollar una teoría de cambio. Sin embargo, para mi sorpresa, muchas de las personas participantes que venían de América Latina no estaban familiarizadas con este concepto. Quienes lo estaban y habían trabajado con él, lo consideraban una herramienta rígida y mecánica que no tenía ningún beneficio particular. Sin embargo, con base en mi experiencia como profesora de diseño y evaluación de programas en la Universidad de Los Andes, en Colombia, y como consultora, desde donde utilizo activamente la teoría de cambio, sabía que esta herramienta podría ser muy útil. Ayudaría a representar gráficamente la serie de cambios que se requieren para mejorar la salud y la vida de la población adolescente.

Utilizar una teoría de cambio ayuda a las partes interesadas a lograr un entendimiento común de los diferentes elementos de la ESI, visualizar cómo contribuyen a su efectividad global y a definir indicadores para medir los progresos. Ayuda de manera significativa a definir y a establecer los resultados deseados. En el corto plazo, lo anterior puede incluir que el gobierno asigne más recursos a la ESI; en el mediano plazo, que las escuelas creen un ambiente amigable y seguro, libre de discriminación y de violencia; y en el largo plazo, que los adolescentes reconozcan, respeten y ejerzan sus derechos sexuales y reproductivos, y participen activamente en las actividades de ESI en la escuela, la casa y la comunidad.

 

¿Cómo se desarrolló la teoría de cambio?

Creación de una Teoría del Cambio para la educación sexual en América Latina

Para iniciar el proceso, organicé un taller regional de tres días, en junio de 2016, en la Ciudad de México, con el apoyo de IWHC. La organización mexicana Democracia y Sexualidad (Demysex) también participó activamente, contribuyendo con la experticia que le aporta su trabajo con organizaciones locales en la región y con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Finalmente, logramos convocar a 48 representantes del gobierno, la sociedad civil y las oficinas del UNFPA de 12 países de la región.

Creamos la teoría de cambio con base en la experiencia de cada participante. Refleja iniciativas que se implementan en América Latina actualmente, así como también las actividades pendientes que se deben poner en marcha para que la ESI sea exitosa, según lo revelan la teoría del cambio y la evidencia.
La teoría de cambio que desarrollamos resume las ideas, experiencias y expectativas de las personas participantes. Define la ESI y los impactos y resultados esperados, incluyendo los cambios deseados en la vida de la gente y los pasos para llegar a ellos. También muestra los recursos y las condiciones necesarios para conseguir las metas. Al incorporar la retroalimentación de personas expertas de la región y de los Estados Unidos, la teoría de cambio que se desarrolló es el producto de un proceso muy interesante, enriquecedor y colaborativo.

En primer lugar, el proceso permitió a los participantes de diferentes sectores y países compartir sus hallazgos y datos sobre la población adolescente y joven, y cómo los programas de ESI pueden mejorar sus vidas. En segundo lugar, los participantes pudieron dialogar sobre los supuestos que dan cuenta de cómo algunas actividades pueden o no llevar a los resultados deseados. En tercer lugar, la dinámica del taller permitió a los participantes llegar a acuerdos con respecto a las coincidencias y diferencias entre los programas de ESI en la región. Finalmente, crear la teoría de cambio ayudó a los participantes a entender mejor las expectativas para este tipo de iniciativas, así como a establecer metas realistas y alcanzables.

¿Cómo ayudará la teoría de cambio a los países de América Latina en la implementación de programas efectivos?

Quienes participamos creemos firmemente en que esta es una herramienta que puede utilizarse para fortalecer la ESI en América Latina. Con esto en mente, la teoría de cambio puede usarse para:

  1. motivar las autoevaluaciones y ayudar a evaluar las iniciativas actuales;
  2. ayudar a crear teorías de cambio al nivel local y ajustadas a los diferentes contextos, promover el intercambio de experiencias y fortalecer la reflexión entre quienes se interesan en la ESI;
  3. apoyar los esfuerzos de monitoreo y evaluación, identificando indicadores que miden el progreso en diferentes áreas; y
  4. hacer incidencia ante los responsables de políticas públicas para mostrar cómo la ESI ayuda a alcanzar resultados que van más allá de la salud sexual y reproductiva.
Elvia Vargas Trujillo

Elvia Vargas Trujillo

Elvia Vargas Trujillo is an Associate Professor in the Department of Psychology at the Universidad de los Andes in Colombia, where she is the Director of the Family and Sexuality research group. She has more than 30 years of experience in research, teaching, interventions, and field evaluation, with a focus on sexual development and sexuality and comprehensive sexuality education (CSE).

Tagged with:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *