Educación integral en sexualidad: la situación actual en el Perú

Read this blog post in English >>

El Perú ha avanzado en la implementación de la educación integral en sexualidad (EIS). Tanto el gobierno como las organizaciones de la sociedad civil han implementado abordajes innovadores: elaboraron nuevos juegos y materiales didácticos, e introdujeron estrategias eficaces para capacitar docentes y profesionales de la salud. Sin embargo, a pesar de estos avances, muchas personas jóvenes no tienen la información y formación necesaria para mantenerse saludables y seguras ni para tomar decisiones sobre sus vidas.

A lo largo de los últimos 25 años, la organización que lidero, el Instituto de Educación y Salud (IES), se unió a otras organizaciones no gubernamentales para promover en el país, una EIS basada en derechos y adecuada a la edad de las y los estudiantes. Integramos la EIS al currículo de las instituciones educativas en las que intervenimos, promovimos su implementación, y capacitamos docentes y personal de las escuelas. Nuestro objetivo ha sido siempre hacer realidad el derecho de las y los niños y adolescentes a la educación en sexualidad. Esta tarea no ha sido para nada fácil.

Haciendo un balance, encontramos avances respecto a: políticas públicas que respaldan la EIS, materiales educativos con contenido sólido y funcionarios del sector educación que se pronuncian en favor de educar en sexualidad. Al mismo tiempo, encontramos dos desafíos que han impedido su verdadera institucionalización. En primer lugar, muchos de los programas existentes se financiaron con el aporte de donantes internacionales, con la esperanza de que las autoridades peruanas avalen y financien la continuidad de estas iniciativas. Sin embargo, esto no sucedió. En segundo lugar, los esfuerzos se centraron exclusivamente en ciertas regiones del país, con lo cual no se logró el acceso universal. Estos retos persistentes reflejan una falta de compromiso político en los niveles más altos.

En los últimos años, la EIS fue relegada a la “hora de tutoría”, es decir, a 40 minutos de algunas semanas del periodo escolar. Esta decisión también significa que la EIS no está siendo integrada a otras asignaturas escolares dentro del currículo, que es lo que esperábamos que sucediera. Además, la escasa capacitación docente en la materia también dificulta considerablemente su implementación en las escuelas.

En el sector de las ONGs tenemos en claro que es responsabilidad del Estado crear un entorno facilitador para que niños, niñas y adolescentes puedan ejercer sus derechos; nuestro activismo está fuertemente arraigado en esta creencia. Es por eso que seguiremos impulsando la inclusión de la EIS en la agenda gubernamental, ya que sabemos que ni las directrices sólidas en la formulación de políticas ni la programación escolar tienen importancia si nuestros líderes no transforman la educación en sexualidad en una prioridad ni le asignan un presupuesto considerable. Hasta que ello suceda, las organizaciones de la sociedad civil seguirán jugando un papel urgente y vital a través de su trabajo directo con las escuelas y las instituciones educativas en el nivel estatal. Podemos hacer mucho más para fortalecer los recursos pedagógicos y las capacidades.

La educación de buena calidad incluye el aprendizaje sobre sexualidad, salud sexual y reproductiva, género, empoderamiento y autonomía. Este tipo de aprendizaje es esencial para el desarrollo y el bienestar de nuestra niñez y nuestra juventud. Como lo dijo tan elocuentemente una joven de Callao, una ciudad portuaria en las afueras de Lima:

“Me gustaría hablar de lo que pasa cuando nos enamoramos, de cómo vivir juntos en armonía y de cómo evitar la violencia entre amigos y entre los miembros de una pareja”.

One response to “Educación integral en sexualidad: la situación actual en el Perú

  1. La sexualidad hoy día, es un tema aparentemente con mayor apertura, sin embargo, el grado de apertura en cuanto a estigmas sociales no ha facilitado la educación pertinente al tema, pues en ese aspecto, considero aún siguen existiendo muchos tabúes y prejuicios que hasta cierto punto siguen dejando en la ignorancia a las nuevas generaciones. Los felicito por este proyecto y por exigir se siga llevando a cabo, pues es la única forma en la que podemos seguir fomentando la consciencia respecto a cómo y cuándo ejercer nuestro sexo y nuestra sexualidad.
    De esta forma también ayudaremos que las parejas puedan ser un apoyo y que, por ejemplo, cuando lleguen a tomar terapia de pareja como en algunos casos, la subjetividad de cada uno respecto a ella no sea un conflicto más a la dinámica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *