Your web browser is out of date. Please upgrade it for a better experience viewing this website.

Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer

La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, de las Naciones Unidas (CCMM o Beijing), celebrada en Beijing, China, del 4 al 15 de septiembre de 1995, fue la mayor y más influyente de todas las Conferencias Mundiales sobre la Mujer. Cerca de 180 delegaciones gubernamentales y 2.500 organizaciones no gubernamentales se reunieron para analizar una amplia gama de temas relacionados con la mujer. Se inspiraron e incluso superaron los textos aprobados en conferencias internacionales previas, incluida la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), de 1994. La Conferencia de Beijing fue el punto crítico fundamental para difundir el conocimiento mundial del tema de los derechos humanos de la mujer.

IWHC trabajó con la recién establecida alianza internacional de feministas llamada HERA, para defender y fortalecer los acuerdos logrados en la CIPD en 1994. En particular, trabajamos para asegurar la adopción de acuerdos en materia de salud sexual y reproductiva, derechos sexuales y derechos de los adolescentes a tener acceso a la información y a los servicios. A pesar de la sostenida oposición de los conservadores, los principios esenciales del Programa de Acción de la CIPD fueron plenamente reafirmados y ampliados en la versión final del acuerdo.

Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer + 5
Nueva York, 2000

La Reunión de Revisión de la implementación a los cinco años de celebrada la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing + 5) se realizó en la sede de las Naciones Unidas, del 5 al 9 de junio de 2000. Defensoras y activistas feministas de más de 1.000 organizaciones no gubernamentales se reunieron con delegados gubernamentales de 148 países para revisar el avance logrado desde la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en 1995, y para acordar la adopción de nuevas medidas necesarias para acelerar la ejecución de la Declaración de Beijing y su Plataforma de Acción.

IWHC y HERA, una red internacional de feministas, organizaron una gran coalición de organizaciones no gubernamentales progresistas interesadas en la salud y los derechos (Coalición por la Salud y los Derechos), la cual se reunió todos los días durante las negociaciones para intercambiar información y coordinar las estrategias de lobby y de prensa. Las actividades del grupo, junto con muchos delegados de países progresistas, protegieron los acuerdos originales de Beijing sobre la salud y los derechos y esto resultó en una serie de medidas auspiciosas—en particular sobre el acceso de los adolescentes a los servicios, la mortalidad materna y la violencia contra la mujer.