Your web browser is out of date. Please upgrade it for a better experience viewing this website.

Alma Laura del Castillo Cerrillos

Written By: alma laura
March 25, 2010

 

En México como en muchos otros países las mujeres sufrimos discriminación, violencia y acoso sin importar nuestro nivel socioeconómico, educación y edad.  Las estadísticas siempre muestran y dan por hecho que todas las mujeres ejercen prácticas bajo la norma heterosexual, lo cual, invisibiliza a la población de mujeres no heterosexuales o que ejercen otro tipo de vida fuera de esta norma.

Las estadísticas oficiales que hablan sobre violencia hacia las mujeres no incluyen ningún dato sobre lesbianas, ¿acaso no es la omisión otro tipo de violencia? La población lésbica sufre una doble problemática, ya que se suman los factores de discriminación por género y por orientación sexual. Ser una mujer lesbiana en un país extremadamente machista y misógino aumenta las probabilidades de ser violentada, asesinada, acosada, rechazada y excluida.

La situación en la que se encuentra la población de mujeres, específicamente la población lésbica, es de una total desventaja, y la discriminación se da en todos los niveles. En el ámbito escolar una estudiante puede recibir constantes ataques y ser hostigada por parte de sus compañeros, lo que afecta su desarrollo escolar, emocional y psicológico; aunque sean denunciados los ataques verbales y físicos, las y los culpables no tendrán mayor castigo que una llamada de atención por parte de los directivos. Incluso hay padres y madres que justifican la esta violencia ejercida con argumentos basados en escritos religiosos sobre el papel de la mujer en el hogar y en su comunidad.
Una constante que se vive en comunidades y zonas rurales es la obligación a casarse, guardar los votos dictaminados por sus religiones; por tanto deben cumplir con las normas establecidas y las expectativas sociales, justificando la violencia bajo el argumento de que eso es llevar una vida “normal y feliz”.

En lo laboral si las mujeres se a niegan a seguir el estereotipo de “mujer”, y no cumplen con el requisito de buena presentación, de lo que implica ser “femenina”, como usar maquillaje, ropa entallada, usar falda o vestido, son despedidas cuando el patrón se entera de su orientación sexual, ya que eso implica dar una mala imagen a la compañía.

Otro tipo de violencia es el hostigamiento policiaco que sufren las parejas lesbianas cuando muestran sus afectos en un lugar público, muchas veces éstas sufren situaciones y acciones violentas, y todo por no conocer el marco legal que sustenta la defensa de sus derechos. En la salud sexual no es menor la problemática, ya que los folletos y campañas que el estado difunde para la población heterosexual sobre el tema, es de por sí ineficiente y cargado de ideologías conservadoras. Entonces este nivel de discriminación que vive la población en general, se acrecenta aún más en las lesbianas, vulnerabilizándolas ante la posibilidad de adquirir una infección de transmisión sexual (ITS).
Es cierto que en México como en muchos otros países existe una gran falta de difusión e información basada en evidencia científica que sea accesible a las y los jóvenes, esto por distintas causas, como las costumbres e ideologías que pertenecen en su mayoría a cuestiones religiosas y de grupos fundamentalistas, como es el caso de Puebla. Cada día el numero de casos de VIH aumenta en la población joven (15-29 años) y de ITS´s, como lo asegura el Instituto Mexicano del Seguro Social, primordialmente en los últimos meses del 2010. Esta institución y otras encargadas del estudio demográfico y social del país, han proporcionado información sobre las dinámicas de la población joven respecto a la vida sexual, éstas no dejan de reflejarnos la grave situación de las y los habitantes; pero nunca es mencionada la población homosexual y lésbica en estas cifras, excepto aquellas que arrojan datos sobre los casos acumulados de VIH, siendo este el único momento donde se reconocen la diversidad de prácticas sexuales, pero nuevamente la población femenina es la menos atendida, a pesar de que año se ven reflejados más casos diagnosticados entre éstas. Es cierto que una de las poblaciones más afectadas es la homosexual y los hombres que tienen sexo con hombres (HSH), donde sí hay investigación y se están haciendo acciones para contrarrestar esta situación. Sin embargo no existe ningún estudio sobre las transmisiones que se dan a través de prácticas sexuales que tienen mujeres con otras mujeres (MSM), ni siquiera está tipificado en datos oficiales; si bien, en la mayoría de los casos, la transmisión de ITS se da en relaciones penetrativas, el resto de las ITS se dan por el intercambio de fluidos, y claramente esto sucede en las relaciones entre mujeres. 

Por la falta de investigación e identificación de las prácticas sin protección de lesbianas, como el intercambio de juguetes sexuales sin desinfectar, sexo oral a vulva y ano, estimulación vulva vulva, el intercambio de jeringas o en genera el uso de drogas, vulnerabiliza a esta población de adquirir VIH y otras ITS.  Algunas cepas VPH (Virus de Papiloma Humano), causan cáncer cervical y esta es la principal causa de muerte entre las mujeres mexicanas, en este año aumentó la transmisión del Virus al pasar de 3 mil 555 casos en el 2009, a un total de 3 mil 856, de los cuales sólo 244 corresponden a varones y el resto a mujeres. El Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, INEGI, coloca a Puebla en el lugar número 6 con más mujeres enfermas a causa del cáncer cervicouterino, o sea que 12 mujeres mueran al día por esta enfermedad. El estado anualmente diagnóstica cerca de 5 mil casos con ese carcinoma, de los que se registran cinco mil fallecimientos, así como otros 5 mil casos con lesiones tempranas del cervix. Pero se desconoce que tan afectada se están viendo las mujeres que tienen sexo con otras mujeres.

Por lo que con la donación de los mil dólares realizaría un proyecto que beneficie a la población lésbica que es invisible para la sociedad, sobre todo en materia de salud sexualidad. Mi proyecto sería efectuado de la siguiente manera.  El primero es la creación de materiales de información donde se incluirían el ejercicio de las prácticas sexuales entre mujeres; donde se abordaría la prevención, riesgo y vulnerabilidades ante VIH e ITS.
Se elaborará una página web donde las mujeres tendrían acceso a información sobre salud sexual, discriminación, derechos humanos, entre otros tópicos.  Finalmente se elaborará un taller sobre violencia en el noviazgo dirigido solamente a lesbianas.

Se captaría a la población lésbica a través de talleres sobre salud sexual, sexo seguro y protegido, impartidos en lugares de reunión y sociabilización de ésta población, donde se incluiría un parte dedicada específicamente a diversidad sexual, aquí se repartirán materiales sobre sexualidad entre mujeres. En los medios electrónicos, se difundirá la página web y las redes sociales. Se convocaría a integrarse al grupo de lesbianas, que actualmente está en operación, del cual soy integrante y fundadora. En este grupo tendrán la oportunidad de profundizar sobre temas de salud sexual y reproductiva, violencia en el noviazgo en parejas lesbianas y derechos humanos; se establecerá una metodología basada en lo artístico para reflexionar sobre las problemáticas de la población lésbica. Una vez terminado el taller se espera tener aproximadamente un grupo de 100 educadoras de pares, para que la información se difunda en sus círculos de amigas o en sus comunidades; entonces se verán beneficiadas una mayor población, debido a que un gran porcentaje de estudiantes en el nivel superior no son originarias de Puebla capital, estas pertenecen a otras ciudades, municipios, jurisdicciones y comunidades.

Por medio del grupo formado durante el taller, estas mujeres se empoderarían y conocerían sus derechos sexuales y reproductivos, haciendo que se genere conciencia sobre la importancia de ejercer una vida sexual informada y protegida. Las mujeres lesbianas alcanzadas en los talleres tendrán el compromiso de replicar la información adquirida en sus lugares de origen, y así la información llegaría a las periferias del estado donde no se tiene un fácil acceso a la información laica y científica.

Leave a Reply